Saltar a contenido
México querido, Tequila amado.

México querido, Tequila amado.

No hay nada en este mundo que identifique mejor a un mexicano que su bebida Nacional por excelencia, el destilado nacido a raíz del agave azul, planta endémica de la región de Jalisco, en efecto estamos hablando de nuestro queridísimo y amado Tequila.

Su historia se remonta a la época prehispánica, cuando indígenas de origen náhuatl, descubrieron que con la fermentación del jugo extraído del agave se obtenía pulque, mismo que sólo podían beber los sacerdotes, gobernantes, guerreros y ancianos, posteriormente en la época colonial, las haciendas producían el tequila para su propio consumo. Con el tiempo, el tequila se fue industrializando hasta llegar a comercializarse a gran escala; sin embargo, aún hay varias destilerías que preservan sus procedimientos artesanales para la producción de esta suculenta bebida.


El proceso para la elaboración del tequila consiste en cortar las pencas del agave azul (Agave Tequilana Weber), única especie de planta certificada para su producción, hasta obtener la “piña” que es el centro o el corazón del agave, la cual se cocina en hornos de piedra y barro para posteriormente ser aplastada y conseguir sus mieles. Una vez extraídas, éstas se ponen a fermentar con levaduras en recipientes de acero inoxidable. Cuando los jugos extraídos han sido fermentados, se colocan en contenedores a fuego lento para su proceso de destilación, para finalmente ser almacenados en barricas de roble o encino durante determinado tiempo, de lo que dependerá el tipo de añejamiento que se desee.


Actualmente existen los siguientes tipos de Tequilas
1. El Blanco o Plata es un producto transparente no necesariamente incoloro, sin abocante, obtenido de la destilación. Puede tener una maduración menor de dos meses en recipientes de roble o encino.


2. El Joven u Oro resulta de la mezcla de tequila blanco con reposados, añejos o extra añejos.


3. El Reposado es un producto susceptible de ser abocado, sujeto a un proceso de maduración de por lo menos dos meses en contacto directo con la madera de recipientes de roble o encino.


4. El Añejo también es susceptible de ser abocado, pero es sujeto a un proceso de maduración de por lo menos un año en contacto directo con la madera de recipientes de roble o encino.


5. El Cristalino se trata de una bebida en tendencia que por su brillantez y transparencia, su proceso de filtración lento y cuidadoso, donde se remueve el color y se conservan las características sensoriales de un tequila añejo.


6.  El extra añejo es un tequila sujeto a un proceso de maduración de por lo menos tres años, en contacto directo con la madera de recipientes de roble o encino.

¿Cómo tomar un tequila?
Existen varia formas y manera de tomar esta bebida tan tradicional pero aquí te recomendaremos nuestras favoritas.
La banderita: Nuestra favorita y la más tradicional, necesitaras 3 caballitos y en cada uno servirás uno de los siguientes líquidos: jugo de limón, sangría y tequila.
El Caballito: Derecho y sabroso ya sea lento o rápido la idea es disfrutarlo.
El Charro Negro: Si como un charro quieres tomar este drink, te va a encantar. Tequila, mineral y un toque de red cola no podrán faltar para poder disfrutar.
La Paloma: La tradicional y amiga de todos, deberás poner tequila a tu gusto, agua mineral y un poquito de Squirt para poder disfrutar.

A continuación te dejamos uno de nuestros tequilas favoritos en sus diferentes variantes. Salud y a disfrutar!

 

 

Artículo anterior Prepara tu propio Pan de Muerto (Sano, rico y facilísimo)
Siguiente artículo Mientras la moda pasa, el estilo permanece